Items filtered by date: Tuesday, 20 November 2018

Galerías Martes 20N

Taller de cocina japonesa, Mujeres de Cine, Mirando a Japón, Sección Oficial y Con el miedo en el cuerpo


  • INSTALACIONES MALVASÍA.  Taller de cocina japonesa para adultos. En colaboración con Malvasía. Dirigido por Tsuyoshi Arita
  • Salón Delegación Territorial de la Junta de CyL.  Mujeres de Cine. Las amas de casa cortan el bacalao. Jericó, el infinito vuelo de los días de Catalina Mesa.
  • SALÓN DE TÉ "Tab Ichigo Iche (Encuentro)".  Mirando a Japón. Tetsuo, el hombre de hierro de Shin'ya Tsukamoto.
  • PALACIO DE LA AUDIENCIA – Sala Z. Mirando a Japón. Selección de cortometrajes.
  • PALACIO DE LA AUDIENCIA. Sección Oficial a Concurso. Programa 5 y 6.
  • SALÓN DE TÉ "Tab Ichigo Iche (Encuentro)". Mirando a Japón. Aguas tranquilas de Naomi Kawase.
  • BAR EL KIOSCO. Con el miedo en el cuerpo. Selección de Cortometrajes de terror en colaboración con Cryptshow Festival.

 

icono subir

Entrevista con Takashi Homma

"El cine documental está creciendo y evolucionando en todas partes"

Takashi Homma es el director general del Sapporo Short Festival y del Mercado Internacional de Cortometrajes de Sapporo, transformado en el proyecto No Maps. Este es uno de los festivales más importantes de Japón, especialmente en cuanto a la comercialización de los derechos de los cortos.

 

El Sapporo Short Festival se acaba de celebrar en el mes de octubre. ¿Cuáles han sido las categorías predominantes? ¿qué tipo de cine se ha podido ver?
La política de selección y programación del Sapporo Short Festival es la diversidad. Tratamos de seleccionar cortos de todos los países del mundo que podemos. El resultado es que tenemos diferentes géneros e historias de todo tipo. También añadimos al programa cine experimental y tratamos de mostrar trabajos de nuevos directores de cine, la mezcla es completa y ecléctica. Pero una cosa es la línea del festival y otra el comité de selección de cada año. Ellos eligen lo que consideran que es mejor. Este año, por ejemplo, un documental ganó el primer premio y también el de la mejor edición, lo que es inusual. El cine documental está evolucionando y creciendo en todas partes.

Este festival es el más grande mercado de cortometrajes de Japón. ¿Cuál cree que es el valor de los cortos en la industria audiovisual de hoy en día?
Los contenidos de los cortos siempre son demandados por el mercado, porque en ellos se pueden encontrar nuevos talentos y nuevas historias, y eso siempre es bueno para la industria audiovisual. El valor comercial de los cortometrajes no es tan grande, pero su importancia es enorme.

El Sapporo Short Festival nació en el año 2006. ¿Cuál ha sido su evolución? ¿Hacia dónde camina?
El festival ha conseguido crear un nuevo mercado del corto y con ello, la posibilidad de una nueva expresión visual de los cortometrajes. También es importante el área de educación cinematográfica del festival como un lenguaje universal para los niños. También destacaría de este festival respecto a otros el respeto por los creadores independientes y el énfasis sobre la diversidad de culturas y expresiones visuales. Es un festival que se focaliza en los directores y creadores, por encima de otras cuestiones. Y sobre el futuro, creo que la red mundial de cineastas está trabajando por un mundo mejor.

¿Cree que las historias que cuentan e interesan a los jóvenes directores son similares en todo el mundo?
No sé si las historias son parecidas, lo cierto es que los jóvenes directores llegan con ideas frescas y la forma de abordarlas y su ilusión sí es similar en todos los lugares, procedan de donde procedan. Es importante que tengan cabida en festivales de cine, porque las nuevas ideas siempre son interesantes.

Un festival como Sapporo Short Festival o el propio Certamen de Cortos de Soria posibilita la relación entre el público, los realizadores y el jurado. ¿Cree que es positivo?
Creo que sí, porque se puede interactuar y siempre es interesante. Los directores hablan con el público al final de los pases y pueden recibir sus impresiones y también para los que ven las películas es positivo hablar con los directores, poder hacerles preguntas, reflexiones… Lo mismo ocurre con los miembros del jurado. Al final, se trata de crear una comunidad y este tipo de festivales lo permite.

¿Qué espera de su experiencia en el Certamen de Cortos de Soria? 
Sobre todo, espero encontrarme con directores españoles y con la gente de Soria. Solo eso ya es una razón para visitar esta ciudad. Yo puedo ver diferentes cortometrajes vía Internet, pero encontrarse con la gente del cine es siempre importante. Al final, las relaciones humanas son lo cuenta.

Silvia Garrote

icono subir

Entrevista con Marie-Élaine Riou

"Los cortos sirven para llevar al público a un cine distinto, alejado de Hollywood"

Marie-Élaine Riou es directora general y programadora del Festival REGARD y del Mercado de Cortometrajes de Québec-Canadá. Su estrecha relación con el mundo del cine y su experiencia como programadora aportan un valor extra a su trabajo como Jurado oficial del Certamen de Cortos de Soria.

 

Dirige el festival REGARD, uno de los más prestigiosos certámenes de cortometrajes del mundo. ¿Qué le trae hasta Soria?
Conocí a Javier, el director, hace un par de años en el Festival de Clermont Ferrand en Francia y me explicó un poco sobre el Certamen y me interesó mucho, pues tiene varios puntos en común con el Festival que estoy dirigiendo. Me gustan los festivales que se hacen en ciudades pequeñas, porque se nota como diferencia que hacen los cortos para el público. Además, como estamos buscando ya cortometrajes para marzo que viene para la 23º edición de REGARD, me encantaría encontrar algunos dentro de la competición.

El festival que dirige tiene estrecha relación con los Oscar de Hollywood. ¿En qué consiste exactamente esta relación?
El Festival REGARD está considerado en la lista de Festivales en los cuales hay que participar si quieren tener una oportunidad de llegar hasta Hollywood. Los dos cortos que ganan los grandes premios, o sea Le Grand Prix, y Le Grand Prix Canadien, son elegibles para ser parte de los cortos de ficción nominados para los Oscar. Obviamente nos encantaría que un corto de los que hemos seleccionado que haya comenzado su carrera en nuestro festival, gane el Oscar en el mes de febrero siguiente.

El REGARD tiene como uno de sus objetivos acercar el cine a los jóvenes. ¿Qué acciones llevan a cabo para lograrlo?
Es cierto, pues hemos descubierto que con los cortometrajes hay mucho potencial de hacer educación cinematográfica con los niños, gracias a los temas que están tratados y la forma muy original de muchos cortos, tanto en animación como en documentales o ficción. Preparamos talleres y proyecciones que ofrecemos durante todo el año escolar, que también incluyen documentos pedagógicos y ejercicios para los alumnos. También ofrecemos nuevas proyecciones para los jóvenes dentro del festival e invitamos a los cineastas a dar charlas con los niños, antes en la clase o directamente después de la presentación de los cortos. Cada grupo de edades tienen una proyección hecha a propósito, así que la gran mayoría de los niños de Saguenay y los alrededores conocen el formato cortometraje y el cine de autor, gracias al festival REGARD.

¿Qué papel cree que tienen festivales como el que dirige o el propio Certamen Internacional de Cortos de Soria para la industria cinematográfica?
Llevar un cine distinto a un público que de otra manera nunca les llegaría y llevarlos a ciertas reflexiones. Nuestros eventos ofrecen una ocasión de enfocarse en otra forma de cine que la de Hollywood, y dejarse llevar por historias que se explican en menos tiempo, pero más intensidad. También, para los directores y directoras, les ofrecemos la ocasión de encontrar su público, lo que, por mucho que me gustan las plataformas online, no permiten ese tipo de encuentro. A nivel de industria, también nuestros eventos hacen la promoción del mejor cine nacional de nuestros países para que otros puedan descubrir los cortos a través de nuestras selecciones respectivas.

Tanto en el REGARD como en el Certamen de Soria y otros festivales de cortos, el visionado de obras se complementa con otras muchas actividades culturales. ¿Hasta qué punto cree que estos certámenes ‘agitan’ el panorama cultural y creativo de los lugares donde se celebran?
Es muy importante en una comunidad donde presentamos esas obras que hagamos eventos, mezclando la comunidad artística y los ciudadanos. Así mismo, creo que los dos festivales tenemos muchos ejemplos para demostrar que nuestras programaciones paralelas, digamos, estimulan a los creadores de nuestra comunidad, tanto por los conciertos, exposiciones, performances, etc. Aquí, el Kino Soria, también es otro ejemplo de estímulo creativo importante.

¿Qué características diría que tiene el festival que dirige respecto a otros de carácter internacional? ¿cuáles son los rasgos distintivos?
Nuestra competición se presenta a la vez en vez de por separado, y no hacemos ninguna distinción, excepto para los grandes premios, los cuáles deben ser presentados por primera vez en Canadá. El hecho de que sean solo 5 días de festival también lo hace distinto pues es bastante intenso, pero lo hacemos así desde hace 23 años. El público lo disfruta de forma intensa durante este fin de semana largo, que de aquí a poco esperemos que sea como un día festivo. Finalmente, el Short Film Marquet que estamos montando, y donde vienen muchos invitados de todas partes para comprar o programar cortos de nuestra videoteca, también es un poco diferente de lo habitual. Está basado en muchas ocasiones de ‘networking’, sobre todo, pero de forma más informal. Finalmente, como hace aún mucho frío en Saguenay en el mes de marzo, la proximidad del público, los invitados internacionales y la industria de Quebec, crea una sensación de familia alrededor del corto durante esos cinco días.

¿Qué momento cree que vive el cine canadiense, tanto en corto como en largo?
Sigue estando en un periodo prolífico, con directores que se están haciendo famosos gracias a festivales como Toronto, Cannes y Venise, entre otros. Tiene sus desafíos, como el equilibrio entre mujeres y hombres, como en otras partes del mundo, así que todos somos sensibles a eso, tanto las instituciones, como los productores, festivales y demás. Por otro lado, muchos directores famosos de Quebec se fueron a trabajar a Estados Unidos, como Jean Marc Vallée (C.r.a.z.y., WIld, Dallas Buyers Club), Denis Villeneuve (Incendies, Blade Runner) y Xavier Dolan (Mommy, Juste el fin du monde), pues los presupuestos que les proponen dan más margen para la creación allá que no en Quebec. Eso hace que los directores de cortos, gracias, entre otras cosas, a unos programas de subvención con presupuestos más modestos, tengan la oportunidad de pasar a largometrajes, porque hay bastante espacio para otra generación de jóvenes directores en el cine de Quebec.
Así mismo, directores como Sophie Dupuis, quien se ha profesionalizado haciendo cortos, han sacado su primer largometraje en el último año. En el caso de Sophie, fue muy exitoso pues su primera película, ‘Cien de garde’, es la que representara a Canadá en los Oscas. Ya otros habían pasado por el cortometraje, como Robin Aubert (Los Hambrientos), Pascal Plante (Fake Tatoos) y Sophie Goyette (Mis noches harán eco) se estan haciendo un lugar privilegiado en el mundo del cine de Quebec. Además de los cortos de Quebec, como Fauve que está en la competición en Soria, recomiendo estos largos también.

Silvia Garrote

icono subir

Entrevista con Yumiko Yoshioka

Bailar para mejorar este mundo

El butoh es un tipo de danza especial que nació en Japón como respuesta creativa a las terribles consecuencias de la guerra y las bombas atómicas. Hoy sigue siendo un canal de expresión, pero también, en cierta forma, es una forma de rebelarse contra lo establecido.

 

Así lo cree Yumiko Yoshioka, bailarina, coreógrafa, profesora de danza y precursora de lo que ella denomina ‘resonancia del cuerpo’. Encargada de poner en escena el espectáculo ‘100 años de luz soledad” también ha impartido en este certamen un taller de danza, donde a través de movimientos, pero también de imágenes, ha tratado de inculcar a los alumnos lo importante que es dejar fuera las tensiones para conectar con nuestra memoria ancestral, una forma de mejorarnos a nosotros mismos y al mundo que nos rodea.

¿Cómo se ha sentido en Soria? ¿Cree que el público ha entendido este tipo de danza?
Me he sentido muy bien. Pensaba que no era fácil conectar con el público soriano, no acostumbrado a este tipo de danza, pero ha sido muy entusiasta y receptivo. Me ha sorprendido por su reacción positiva.

 ¿En qué consiste la resonancia del cuerpo, concepto que maneja en el taller que imparte?
El butoh es un tipo de movimiento orgánico, pero si ayudamos con imágenes, como de agua, aire puro, podemos transformarnos más fácilmente y conectar con nuestra memoria, dejando fuera el estrés y todos los obstáculos que nos impiden captar las vibraciones a través de nuestro cuerpo. Se trata de una conexión con nosotros mismos y con los demás que nos sirve para la vida.

El butoh surge como una respuesta creativa al horror de la guerra. Hoy en día el contexto social y político es diferente, ¿en qué sentido el butoh hoy es también contestatario?
Hoy no vivimos una guerra, pero hay otras muchas agresiones, sobre todo a la naturaleza. Un ejemplo reciente sería Fukushima. La energía nuclear es un símbolo del consumismo exacerbado, de arrogancia y de ignorancia por parte del hombre. El butoh no cambia la situación, pero sí cambia nuestro punto de vista, nos ayuda a apreciar lo que somos y nuestra conexión con la naturaleza. El arte también es una forma de luchar contra lo establecido, contra el sistema que no funciona. 

En el año 73 presentó la primera performance de butoh en Europa: Le derniere Eden. Hoy, con 65 años, presenta ‘100 años de luz soledad’, inspirado en la novela de García Márquez ¿cómo resume su evolución como artista?
En un principio yo seguía las coreografías de manera muy disciplinada, como hacemos todo en Japón. Después de tantos años, de viajar, de crecer como artista, hoy me baso más en la improvisación con estructura, me siento más libre para crear en mis espectáculos. Y ahora, a mi edad, ¡trabajo más que nunca! 

Existir en soledad, ¿es nuestro trágico destino?
La soledad es un concepto muy interesante desde el punto de vista artístico. Es algo muy profundo y que, contrariamente a lo que puede pensarse, es un elemento común de las personas. El aislamiento social, al que siempre tememos, no tiene nada que ver con la soledad que está en nuestra raíz, como en esa criatura del espectáculo inspirada en los personajes arquetipos de ‘100 años de soledad’, bizarros, extraños y alejados a años luz de otros. 

Silvia Garrote

icono subir

Entrevista con Carlos Madrid

"Los jóvenes creadores quieren vivir de esto, de lo que hacen, en el formato que sea"

Carlos Madrid es desde 2017 el director del Festival Internacional Cinema Jove de Valencia, una plataforma para promocionar a los nuevos valores del cine. También durante nueve ediciones ha coordinado el Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia, La Cabina.

 

33 años ya de Cinema Jove. ¿Qué ofrece este festival de especial respecto a otros?
El Festival es una muestra del mejor cine internacional hecho por jóvenes. El límite temporal es lo que marca la diferencia respecto a otros festivales. El límite de Cinema Jove está en 40 años. En alguna edad había que concretar. El festival nació hace 33 años como una muestra de cine organizada por la Universidad Laboral de Cheste, en la que también se proyectaban trabajos de institutos, de gente muy joven, amateurs, de debut. Todo eso derivó años más tarde en lo que es hoy el certamen, con cortos y largometrajes y desde hace tres años, también series. Pero la gente joven sigue siendo nuestra seña de identidad.

Organizar un festival de este tipo, de carácter internacional, tendrá muchas complicaciones. ¿Qué es lo más difícil, desde su punto de vista?
Lo peor sin duda son las paredes burocráticas, las leyes o trámites administrativos que cambian de un año para otro. Nos movemos en ritmos distintos y eso es lo más complicado. Luego siempre surgen problemas, como invitados que no vienen a última hora o temas logísticos… pero todo eso se sobrelleva bien.

Usted que está en contacto con el cine joven, ¿qué nos depara el futuro?
Hay muchos caminos y todos diferentes. Hay creaciones en nuevos dispositivos digitales y otras que siguen con métodos antiguos, hay un ‘fetichismo’ audiovisual que lo impregna todo. Al final se trata de llegar al público. De todas formas, el eclecticismo es constante. Recibimos más de 2.000 cortos y ahí hay de todo, aunque nos inclinamos por seleccionar obras que reflejan a la juventud de hoy en día y sus problemáticas o intereses, sus ‘usos y costumbres’ por así decirlo.

Y lo que reflejan, ¿es igual en todo el mundo o tienen identidad propia las historias que cuentan?
Hay identidades propias a nivel territorial, pero sobre todo, a nivel de estrato social, aunque es cierto que todos bebemos de las mismas fuentes de Internet y cada día nos vamos pareciendo más. Antes lo que nacía en Estados Unidos, por ejemplo, llegaba un poco más tarde a Europa, pero ahora los tiempos se han acortado con la globalización, todo llega a todas partes de manera casi inmediata. Siempre hay matices y señas de identidad, eso sí.

Música y cine están muy imbricados en ese festival, como no podía ser de otra forma en una iniciativa dirigida a los jóvenes…
Sí, claro, incluso tenemos una sección dedicada a la música electrónica. A veces termina una película y ya en la música de los créditos comienza la actuación de DJ y se monta una sesión.

Los festivales de cine hoy en día son mucho más que cine. ¿Están dinamizando la cultura de las ciudades?
Yo creo que sí y además se organizan actividades para que ir a ver una película resulte mucho más atractivo. Los espectadores se comportan de otra forma si van al cine dentro de un festival que tiene carácter festivo, es otra manera de animar a que se vea cine.

¿Qué papel cree que tiene el corto en el panorama audiovisual?
Es una carta de presentación de cara a que una productora pueda confiarte un largometraje. Ahí ya se puede ver el talento o si hay una línea diferente. Es el primer paso, aunque un cortometraje puede tener en sí personalidad propia, pero de cara a mostrar un trabajo, seguramente un corto es lo más libre que alguien puede hacer, de ahí su valor artístico.

Entonces, ¿el corto es siempre estación de paso de los jóvenes hacia el largo? ¿Y las series?
Hay directores de largometrajes que empezaron con series y al revés, y lo mismo ocurre con el corto. Lo que quieren los jóvenes creadores es poder vivir de esto, de lo que hacen, en el formato que sea.

Usted dirigió La Cabina, festival especializado en el mediometraje. ¿Tiene futuro este formato?
Le veo futuro como plataforma de vídeo, porque es un formato que se adapta a la duración del capítulo de una serie. Como unidad autosuficiente sí le veo recorrido, pero ya digo, en vídeos.

¿Qué le trae hasta el Certamen de Cortos de Soria y qué espera encontrar a nivel personal y profesional?
Conocí al director del Certamen, Javier Muñiz, en el Cinema Jove y me invitó y estoy encantado de venir. Espero encontrar películas o cortos que me sorprendan, que es lo que más me interesa de todo este mundo.

Silvia Garrote

icono subir

Entrevista con Alec Von Bargen

"Los festivales de cine son idóneos para la convivencia entre seres creativos"

Alec Von Bargen (Nueva York. Estados Unidos) estudió arte dramático, historia del arte y fotografía. Ha participado como actor en numerosas producciones y es un artista visual reconocido mundialmente, con prestigiosos premios. Alec es actualmente Asesor visual del Festival de cine de Venecia ' Biennale College Cinema' y es el director y creador del colectivo de artistas ' The crema Collective '.

 

Actor, dramaturgo, artista, fotógrafo consagrado… ¿qué le trae por Soria, a este rinconcito del mundo?
Siendo ‘cuentacuentos’ desde niño, no hay nada que me emocione más que estar en medio de otros seres creativos. Los festivales de cine son idóneos para este tipo de convivencia ya que la creatividad desborda y todos estamos en el mismo lugar buscando la misma cosa: la inspiración. Si le añades una programación cinematográfica tan impecable como la de Soria, pues tienes la receta perfecta para que artistas como yo queramos ser partícipes de todo esto. Tuve la gran fortuna de conocer al director Javier Muñiz y a Belén Rodríguez (programación) en Kioto, y después de convivir con ellos varios días me invitaron a colaborar. Una invitación muy halagadora.

En la actualidad es asesor visual de la Biennale College Cinema, ¿en qué consiste exactamente su tarea?
La Biennale College Cinema es un programa que anualmente hace una llamada internacional para encontrar equipos de director/productor con largometrajes aún en fase de conceptualización. Seleccionamos 12 equipos con los cuales trabajamos 2 semanas sobre la historia y las posibilidades reales de su realización como películas micro-budget (150.000 euros). Tienen un mes para completar el primer tratamiento del guion y de allí escogemos 3 para producirlas y estrenarlas en la siguiente edición del Festival de cine de Venecia. Es una locura. Ir de concepto a estreno en el festival de cine mas importante del mundo, en menos de 10 meses y con solo 150.000 euros. Yo trabajo inicialmente con los 12 equipos para intentar ayudarlos a enriquecer las ideas que ya tienen. Utilizando desde ejemplos técnicos como encuadres, planos, sonido o iluminación hasta invitándolos a arriesgar lo posible para crear un lenguaje visual coherente.

La Biennale College es un proyecto de la gran feria artística de Venecia para ofrecer a los jóvenes la posibilidad de desarrollar su trabajo en distintos campos del arte y también es un punto de encuentro. ¿Por qué cree que es necesario este impulso a los jóvenes creadores?
Ahora más que nunca este tipo de iniciativas es fundamental en el impulso a los jóvenes creadores, simplemente porque nos estamos perdiendo en la ‘fórmula’ de la creación. Sabemos lo que gusta, lo que vende, por lo tanto, nos vamos por lo seguro. Me encuentro cada vez más con cineastas que están pensando ya en la distribución antes de haber siquiera hecho la película. Ofreciéndole al creador la posibilidad de poderse olvidar ‘la necesidad’ (tanto económica como burocrática) puede regresar al lugar puro de la creación, porque es allí donde van a encontrar las respuestas y la inspiración para creer algo honesto y relevante.

Y desde su experiencia, ¿los jóvenes realizadores qué visión tienen del cine? ¿por dónde transitará el futuro en este campo?
Justo esta misma pregunta fue el tema de una mesa redonda en la que acabo de participar en el festival de cine de Winterthur en Suiza. Creo que la respuesta a esa pregunta solo la tendremos en 30 años cuando miremos atrás y veamos lo que ha sido del discurso cinematográfico actual. Hay mucha emoción en torno a las posibilidades técnicas de la realización cinematográfica. La realidad virtual tiene una cantidad de seguidores (y por lo mismo patrocinadores) alucinante. El poder hacer largometrajes enteros con solo un teléfono o tableta parece entusiasmar a la comunidad joven de cineastas pero regreso a lo mismo… ¿y la sustancia? ¿Y las historias que transcienden? Los personajes que se vuelven ‘iconos’?!?! Cada vez más hacen falta películas que logran trascender y para eso no sirven los trucos.

¿Qué relación tiene la Biennale College con el Festival de Cine de Venecia, uno de los más importantes del mundo?
Están directamente relacionadas las dos cosas. Alberto Barbera, el director del Festival de Cine de Venecia es el director de la Biennale College Cinema, bajo la dirección de Savina Neirotti. La programación del festival está dividida en varias categorías: Competencia Oficial, Orizzonti (nuevas propuestas), Fuera de Concurso, Venice Classics (películas clásicas) y Biennale College Cinema.

¿Qué rasgos característicos únicos tiene a su juicio el Festival de Venecia respecto a otros?
Calidad… una programación inigualable y sobre todo, lo más importante del festival es el cine. Claro, hay glamour y todo ese lado del cine, pero primordialmente el protagonista del festival son los cineastas que han dado la vida por presentar sus historias. Tampoco podemos olvidar que es el festival más antiguo del mundo y aun así sigue siendo uno de los más relevantes.

¿Qué papel cree que juegan los cortometrajes en el actual panorama audiovisual?
Hacer un buen cortometraje es un arte. Entre las limitaciones de tiempo y de presupuesto el creador tiene que concretar un sueño y compartirlo de la manera más universal posible. Dicho eso, es muy difícil contestar la pregunta. Uno pensaría que por su duración el corto sería mucho más accesible a un público general ya que la habilidad de concentración de la sociedad en general está en sus niveles más bajos, por lo tanto, algo que dura 15 minutos podría resultar mas atractivo. No. Las plataformas que existen ahora para presentar cortos son limitadas en su contenido y no tienen una visibilidad importante y aquellos con más renombre como Netflix o Hulu aún no se animan a darle al corto el lugar que merece. Mientras el mundo se decide, el cortometraje es una herramienta esencial en el diálogo de todo cineasta y, sobre todo, de todo aquel que ama las historias.

Los festivales son de una importancia cultural inexplicable ya que ayudan a educar al espectador y a acercarlos a los futuros directores, productores, escritores, etc. de los largometrajes del futuro (aunque conozco muchos directores alucinantemente talentosos que por decisión propia prefieren hacer cortos.)

Además de su aportación como jurado oficial de esta XX edición del Certamen de Cortos Ciudad de Soria, ¿qué espera llevarse de la experiencia?
Sin duda el abrazo de la ciudad y la sonrisa de sus habitantes. España ha siempre tenido un lugar muy importante en mi corazón y jamás había venido a Soria, o sea que tengo mucho que descubrir. Además de eso, como siempre en nuestro andar de artistas, espero crear amistades con compañeros que me harán crecer no solo como creador sino también como ser humano, con los cuales poder cooperar en múltiples proyectos futuros a largo plazo.

El estar relacionado con el mundo del cine, ¿no le tienta a ponerse de nuevo frente a la cámara como actor?
Siempre… pero ando tan ocupado que ahora solo lo hago por diversión cuando algún amigo me llama o algún compañero necesita una ayuda. La última peli que hice hace dos años fue casualmente ‘Manual de principiantes para ser presidente’ dirigida por Salim Nayar con Amaia Salamanca y Unax Ugalde, dos queridos amigos y magníficos talentos españoles. Por lo mismo digo: ¡Viva España!

Silvia Garrote

icono subir

Entrevista con Kei Matsushima

El arte de la sutileza y el detalle

Podemos empeñarnos en encontrar nexos, pero España y Japón son dos planetas distintos. Y, sin embargo, nos atraemos como polos opuestos. “Nos complementamos”, prefiere decir Kei Matsushima, subdirector de la Fundación Japón que ha visitado Soria durante unos días para supervisar el montaje de la exposición ‘Técnicas sublimes del arte japonés’ que puede verse en el Palacio de la Audiencia hasta el 12 de diciembre.

 

Se trata de una colección de piezas, algunas tradicionales y otras de vanguardia, de muy diversos estilos y técnicas cuyo nexo común es el amor por el detalle, esa sutileza y paciencia de la que hacen gala los artesanos/artistas japoneses. “Podría parecer una mezcla extraña, y sin embargo, constituye un buen ejemplo del arte japonés, de la búsqueda constante de la perfección y la firmeza. Espero que les guste a los sorianos”, señala Kei Matsushima sobre la muestra. Tomando como punto de partida los trabajos de kogei (artesanía) de la era Meiji (1868-1912) la exposición incluye una serie de obras actuales y de una técnica sublime que en su esencia beben de aquellas modernas técnicas que entonces suscitaron tanto asombro fuera de Japón. En el detallismo de estas obras, la exposición pretende mostrar al público las impresionantes técnicas de cada caso, su ingenio creativo y lo que intentan expresar.

Conversamos mientras pedimos un torrezno (¡cómo no!) que Kei come encantado pero de forma muy recatada, si es que es posible hacerlo. Habla perfectamente castellano y, aun así, a veces duda antes de contestar, como si quisiera hacerlo perfecto, sin el menor fallo. Es la primera vez que visita Soria, pero le gusta mucho todo lo que ha visto. Un amigo le ha recomendado los Arcos de San Juan de Duero, y corroboro que es visita obligada.

Me habla de la Fundación Japón, una institución pública que es el equivalente al Instituto Cervantes español, y que tiene como misiones principales fomentar al arte japonés en nuestro país, el idioma y la promoción cultural y turística. Si pensamos que más de 600.000 japoneses viajan a España a hacer turismo al año, entendemos bien el porqué de esta fundación. Y también es innegable el creciente interés de los españoles por el país Nipón, más cercano desde que existe un vuelo directo Madrid-Tokio desde el pasado año.

A nosotros nos encanta la comida japonesa, el manga, el ikebana, las artes marciales, la tenacidad de los japoneses, su eficacia. A ellos les chifla el flamenco (en Japón hay casi más tablaos que en España), las tapas, el sol, el románico y nuestra forma de socializar: “Creo que a los japoneses nos vendría muy bien copiar esa forma de disfrutar la vida que tienen los españoles”.

 

150 años de relaciones Japón y España

Le pregunto si lo que conocemos un país del otro no son más que clichés, y cree que quizá hace unos años sí, pero ahora poco a poco el conocimiento crece y también se amplía el abanico de intereses. La gastronomía sigue siendo un punto común innegable. Ese gusto por comer bien, por hacer ejercicio y socializar podrían estar detrás de que España y Japón sean dos de los países con mayor longevidad en la población del mundo. ¡Y no digamos Soria!

En 2018 se conmemora el 150 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre Japón y España, un hito que se traduce en el apoyo a actividades culturales como la del Certamen Internacional de Cortos Ciudad de Soria. La exposición de la Audiencia, y otras por la ciudad, los talleres sobre temáticas niponas: caligrafía, danza butoh, comida japonesa, danza creativa e incluso shibar (‘bondage’); la proyección de largos y cortos japoneses, actuaciones, la ceremonia del té y los elementos que ambientan Soria estos días en honor a Japón son parte de esta colaboración estrecha y la intención de acercamiento entre ambos países. Para Kei, además, suponen “un orgullo y una alegría sincera”.

Ojalá este sea el inicio de una larga amistad entre la sociedad nipona y Soria, que podrían complementarse a muchos niveles.

Silvia Garrote

icono subir

Galerías Lunes 19N

Taller de Butoh, Mirando a Japón y Sección Oficial


  • PALACIO DE LA AUDIENCIA. "La resonancia del cuerpo". Taller de Butoh dirigido por Yumiko Yoshioka
  • SALÓN DE TÉ "Tab Ichigo Iche (Encuentro)". Mirando a Japón. Rashômon de Akira Kurosawa
  • PALACIO DE LA AUDIENCIA – Sala Z. Mirando a Japón. Selección de cortometrajes
  • PALACIO DE LA AUDIENCIA. Sección Oficial a Concurso. Programa 3 y 4
  • SALÓN DE TÉ "Tab Ichigo Iche (Encuentro)". Mirando a Japón. Cuentos de Tokyo de Yasujirō Ozu

 

icono subir

Subscribe to this RSS feed