Menu
A+ A A-

Show de la Plasti y Stop Motion

Plastianimación y Stop Motion

Lugar: Teatro-Palacio de la Audiencia
Fecha: Jueves 21 de noviembre.
Hora: 10 a 14 h

Un clásico ya entre los talleres ofertados por el certamen es el de plastianimación y stop motion. En esta ocasión lo vamos a realizar "a lo grande". 487 niños y niñas de entre 10 y 12 años tendrán la oportunidad de adentrarse en este maravilloso mundo gracias a este taller que se realizará durante toda una mañana en el Palacio-Teatro de la Audiencia y que cuenta con la colaboración de la Dirección Provincial de Educación de Soria.


Stop Motion

Lugar: Centro Municipal La Peonza
Fecha: Semana del lunes 18 al viernes 22 de noviembre.
Hora: Tardes (de 18 h a 19.30 h, pendiente de confirmar horario)
Precio: 10 €

Los niños podrán volver a disfrutar y profundizar en esta disciplina y grabar por ellos mismos un corto de animación que se proyectará en la Gala de Clausura gracias a este segundo taller que se realizará en La Peonza. 

 

Entrevista:

José Luis Farias


Encargado de ‘El show de la plasti’

"A los niños les damos los instrumentos para que comiencen a utilizar el ‘stop-motion’, técnica con la que pueden seguir trabajando en casa."

Materiales para el Show Plasti

¿En qué consiste ‘El show de la plasti?

Es una actividad dirigida a los niños que se desarrolla normalmente en talleres de entre diez y 15 niños, con los que se trabaja de una manera divertida para enseñarles los conceptos básicos de la creación de personajes con plastilina y de los que sale como resultado un cortometraje. Gracias a ella conseguimos que los niños tengan unas nociones básicas de la técnica de ‘stop-motion’.

¿Cómo conseguís captar la atención de los niños?

Bueno, mi compañero y yo somos muy teatreros y hacemos diferentes actividades con ellos. Hemos estructurado el taller de tal forma que está dividido en diferentes partes para que sea muy ameno. Cuando entran les entregamos un kit en el que encuentran todos los materiales necesarios para trabajar en la actividad. Viene con plastilina, papel de plata y una guía en la que se les explica paso a paso cómo crear un personaje, porque son ellos los que deciden los personajes que se van a crear. Después hacemos una especie de casting entre todos los que han creado y elegimos a un personaje que sube al escenario.

¿Y qué ocurre con el personaje que se convierte en protagonista?

Le hacemos muchas fotos y comienza el proceso de animación. Además del muñeco elegimos a uno de los niños para hacer lo que se denomina ‘pixilation’, que es lo mismo que con el personaje de plastilina pero con personas. Le hacemos colocarse en distintas poses y luego lo animamos. A ellos les encanta esta parte. Y para terminar también lo hacemos con objetos. Además, dependiendo de cómo vayamos de tiempo, algo que depende mucho de si los niños son más o menos revoltosos, hacemos una animación conjunta en la que ponemos a unos de pie y a otros sentados y lo animamos. La actividad siempre finaliza con la proyección de cortometrajes realizados por niños para que así comprueben lo que pueden hacer chicos y chicas de su edad.

¿Cuál es el objetivo que se persigue con este taller?

El principal es despertarles el gusanillo por el ‘stop-motion’. Nosotros les damos los instrumentos para que comiencen con esta técnica, con la que pueden continuar trabajando en sus casas, porque no se necesitan grandes cosas y es fácil hacerlo por su cuenta una vez que ya conocen las bases. Además, queremos que se quiten el miedo a trabajar con esta técnica. Los profesores, por ejemplo, nos transmiten que el contenido de este taller les ayuda después en el desarrollo de las clases, ya que los niños aprenden cosas que les resultan útiles en su día a día.

¿Es una actividad que pueden realizar niños de todas las edades?

En principio sí, aunque se trabaja mejor con los más mayores, lo de entre 10 y 14 años, porque entienden mejor el uso de las nuevas tecnologías. Pero nosotros cuando empezamos el taller ya vemos las edades de los niños y si son más pequeños nos adaptamos ellos sin problemas. Ajustamos la dinámica; si son más pequeños nos centramos más en el modelado de la plastilina, mientras que si pasan de los diez años tendemos a trabajar más tiempo con la animación.

¿Entonces les resulta accesible el entendimiento de esta técnica?

Sí, no hay que olvidar que los niños se han criado rodeados de nuevas tecnologías y tienen asumidos los conceptos con los que trabajamos. Están muy acostumbrados, por ejemplo, a los videojuegos, utilizan las tablets, los smartphones… pero desconocen cómo funcionan. Nosotros se lo explicamos. El ‘stop-motion’ es una técnica antigua, anterior a la existencia del cine, pero que está de actualidad. A los niños les impacta por la magia que transmite.