El Cortilleo

Entrevista con Carlos Madrid

Carlos Madrid Castillo. VALENCIA. Jurado oficial XX Certamen  Internacional de Cortos  Ciudad de Soria Carlos Madrid Castillo. VALENCIA. Jurado oficial XX Certamen Internacional de Cortos Ciudad de Soria

"Los jóvenes creadores quieren vivir de esto, de lo que hacen, en el formato que sea"

Carlos Madrid es desde 2017 el director del Festival Internacional Cinema Jove de Valencia, una plataforma para promocionar a los nuevos valores del cine. También durante nueve ediciones ha coordinado el Festival Internacional de Mediometrajes de Valencia, La Cabina.

 

33 años ya de Cinema Jove. ¿Qué ofrece este festival de especial respecto a otros?
El Festival es una muestra del mejor cine internacional hecho por jóvenes. El límite temporal es lo que marca la diferencia respecto a otros festivales. El límite de Cinema Jove está en 40 años. En alguna edad había que concretar. El festival nació hace 33 años como una muestra de cine organizada por la Universidad Laboral de Cheste, en la que también se proyectaban trabajos de institutos, de gente muy joven, amateurs, de debut. Todo eso derivó años más tarde en lo que es hoy el certamen, con cortos y largometrajes y desde hace tres años, también series. Pero la gente joven sigue siendo nuestra seña de identidad.

Organizar un festival de este tipo, de carácter internacional, tendrá muchas complicaciones. ¿Qué es lo más difícil, desde su punto de vista?
Lo peor sin duda son las paredes burocráticas, las leyes o trámites administrativos que cambian de un año para otro. Nos movemos en ritmos distintos y eso es lo más complicado. Luego siempre surgen problemas, como invitados que no vienen a última hora o temas logísticos… pero todo eso se sobrelleva bien.

Usted que está en contacto con el cine joven, ¿qué nos depara el futuro?
Hay muchos caminos y todos diferentes. Hay creaciones en nuevos dispositivos digitales y otras que siguen con métodos antiguos, hay un ‘fetichismo’ audiovisual que lo impregna todo. Al final se trata de llegar al público. De todas formas, el eclecticismo es constante. Recibimos más de 2.000 cortos y ahí hay de todo, aunque nos inclinamos por seleccionar obras que reflejan a la juventud de hoy en día y sus problemáticas o intereses, sus ‘usos y costumbres’ por así decirlo.

Y lo que reflejan, ¿es igual en todo el mundo o tienen identidad propia las historias que cuentan?
Hay identidades propias a nivel territorial, pero sobre todo, a nivel de estrato social, aunque es cierto que todos bebemos de las mismas fuentes de Internet y cada día nos vamos pareciendo más. Antes lo que nacía en Estados Unidos, por ejemplo, llegaba un poco más tarde a Europa, pero ahora los tiempos se han acortado con la globalización, todo llega a todas partes de manera casi inmediata. Siempre hay matices y señas de identidad, eso sí.

Música y cine están muy imbricados en ese festival, como no podía ser de otra forma en una iniciativa dirigida a los jóvenes…
Sí, claro, incluso tenemos una sección dedicada a la música electrónica. A veces termina una película y ya en la música de los créditos comienza la actuación de DJ y se monta una sesión.

Los festivales de cine hoy en día son mucho más que cine. ¿Están dinamizando la cultura de las ciudades?
Yo creo que sí y además se organizan actividades para que ir a ver una película resulte mucho más atractivo. Los espectadores se comportan de otra forma si van al cine dentro de un festival que tiene carácter festivo, es otra manera de animar a que se vea cine.

¿Qué papel cree que tiene el corto en el panorama audiovisual?
Es una carta de presentación de cara a que una productora pueda confiarte un largometraje. Ahí ya se puede ver el talento o si hay una línea diferente. Es el primer paso, aunque un cortometraje puede tener en sí personalidad propia, pero de cara a mostrar un trabajo, seguramente un corto es lo más libre que alguien puede hacer, de ahí su valor artístico.

Entonces, ¿el corto es siempre estación de paso de los jóvenes hacia el largo? ¿Y las series?
Hay directores de largometrajes que empezaron con series y al revés, y lo mismo ocurre con el corto. Lo que quieren los jóvenes creadores es poder vivir de esto, de lo que hacen, en el formato que sea.

Usted dirigió La Cabina, festival especializado en el mediometraje. ¿Tiene futuro este formato?
Le veo futuro como plataforma de vídeo, porque es un formato que se adapta a la duración del capítulo de una serie. Como unidad autosuficiente sí le veo recorrido, pero ya digo, en vídeos.

¿Qué le trae hasta el Certamen de Cortos de Soria y qué espera encontrar a nivel personal y profesional?
Conocí al director del Certamen, Javier Muñiz, en el Cinema Jove y me invitó y estoy encantado de venir. Espero encontrar películas o cortos que me sorprendan, que es lo que más me interesa de todo este mundo.

Silvia Garrote

icono subir

Contactos Link